Saber Más

Un diente es un órgano que si es cuidado manteniendo una buena higiene y un buen control odontológico, puede permanecer sano y durar toda nuestra vida. De este modo, una persona que siempre se ha preocupado de tener buena higiene, controlarse periódicamente con su odontólogo y tratarse oportunamente los problemas y enfermedades de carácter odontológico, puede llegar a adulto mayor con sus piezas dentarias en boca en buen estado.
Los dientes pueden ser reemplazados por  prótesis removibles, fijas, totales o implantes. Cada caso tiene indicaciones específicas, las cuales deben considerarse para garantizar el éxito del tratamiento.
Desde tiempos inmemoriales, la ausencia de dientes ha constituido un serio problema para muchas personas quienes se ven obligadas a un aislamiento social debido, por ejemplo, a la necesidad de tener que ocultar su sonrisa o a la dificultad para masticar.
El tercer molar inferior significa cosas distintas para el paciente y el odontólogo. Para el paciente constituye el temor de una operación dolorosa a fines de la adolescencia.
Las piezas temporales llamados comúnmente "dientes de leche", se cambian durante los primeros años de vida. Sin embargo, solemos descuidarlos pensando en que de todas formas serán sustituidos por piezas permanentes.
Los terceros molares o muelas del juicio son los últimos dientes en desarrollarse y en erupcionar. Normalmente salen durante los años finales de la adolescencia o poco después de los veinte años, de ahí su nombre popular de muela del juicio con el que también se le conoce  (puesto que existe correspondencia con la edad en que se pasa a la edad adulta).